Entrevistas

Calpurnias, mujeres poetas orensanas

MONTSE VILLAR

– Cuéntanos acerca de tu trayectoria como poeta.

¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cuál era tu motivación principal?

¿Cuánta obra has publicado?

Empecé a escribir con 12 o 13 años. Leía, en esa época, a Pessoa en portugués (y entendía más lo que imaginaba que lo que ponía) y a la Generación del 27 y sentía la necesidad de expresarme a través de la poesía. Después me aficioné a escuchar a Aute, Silvio Rodríguez, etc, y también me descubrieron la poesía. Mas tarde llegó Mario Sá-Carneiro, la generación Nos… Para mí, desde siempre, significó una manera de comunicarme, una forma de expresión que no es posible sustituir por otra. Y en esas continúo: escribir como respirar y respirar para poder vivir.

Tengo 7 libros publicados, creo, tres antologías, y alguna plaquette y libro de autor que también forman parte de mi historia de versos y de las relaciones que la poesía y las artes favorecen.

– ¿Cómo ha ido evolucionando esa escritura?

¿Quién o qué te ha inspirado?

Como dije, empecé leyendo a los del 27, Pessoa, Méndez Ferrín, Castelao,… el que tenía a mi alcance. Después llegaron los de décadas posteriores (especialmente Ángel González y Gil de Biedma), y entró como una piedra Leopoldo María Panero. Este último fue decisivo para mi escritura a partir de los 25 años. Él me enseñó a escribir para mí sin pensar en lo que pueda parecer afuera, a decir todo lo que quiero decir sin ataduras ni freno, solo con honestidad y desde mi verdad en cada poema. En estos últimos 10 años, mi relación con los Poetas del Extremo me demostró esa idea que siempre estuvo cerca de mí y que en estos últimos años tiene un importante sentido: el poeta es un ser que comparte alma y vida y que tiene una manera de ver la vida completa las 24 horas del día: compartir y vivir mas allá de uno mismo. Ser poeta es ser un Nosotros dentro y fuera de la palabra. Implica compromiso con la vida y con la palabra al mismo tiempo.

– Cuéntanos cuáles son tus principales referencias literarias,

y más concretamente en cuanto a la poesía escrita por mujeres.

De joven nunca tuve acceso a poesía de mujeres mas allá de Rosalía de Castro, Gloria Fuertes y Carmen Conde. Después descubrí a Dickinson, Storni, Pizarnik, Plath, Sofia de Mello B,… y ahora convivo con muchas mujeres poetas de este siglo en la Asociación Genialogías, y fuera de ella, todas maravillosas y comprometidas. Pero creo que las lecturas de antes de lpoesía de mujeres son las que realmente me marcaron.

– ¿Qué te parece el proyecto “Calpurnias, mujeres poetas orensanas”?

– Cuéntanos un poco sobre tu aportación en el proyecto.

Es una iniciativa de Yoli López que hacía mucha falta. Yo vivo en Salamanca desde los 18 años y no tenía mucha relación con la poesía gallega puesto que hasta ahora toda mi obra estaba escrita en castellano (solo existe una antología de parte de ella en gallego) y eso no facilitaba entrar en los círculos gallegos, era mi tema pendiente. Y justo el año que decido ponerme a trabajar en un poemario en gallego, contacta Yoli conmigo para proponer el proyecto, no se puede pedir más. Para mí significa, al fin, volver a mi casa, y volver muy bien acompañada, junto a mujeres-poetas que admiro y que deseo seguir conociendo. Me hace sentir muy emocionada y mucho más cerca de mi tierra, algo que echaba mucho de menos.

-¿Tienes algún proyecto en el horizonte?

¿Algún poemario en el que estés trabajando?

Saldrá ese poemario del que hablé, en edición bilingüe: gallego-castellano, y que dice mucho de mí, de mi poesía y de mi aptitud con la vida. También estoy trabajando en una antología de poemas que se publicará próximamente en São Paulo. La selección fue hecha por una profesora de esa ciudad y va a ser publicada muy pronto.

– ¿Qué opinas de la labor de Editorial Cuestión de Belleza?

Necesaria e imprescindible. Gente que apueste por la poesía con el cariño que la Editorial Cuestión de Belleza demuestra en cada edición que hace, es muy necesaria. La poesía, todos lo sabemos, no es un negocio ni para los editores ni para los poetas, y arriesgarse, en estos tiempos que corren, a publicar libros de poesía es una heroicidad. Si además, el héroe que dirige la Editorial, se emociona cuando escucha leer poesía, no queda duda de que existe amor por lo que se hace, un amor solo propio de los Humanistas, concepto entendido en su sentido mas estricto.

Logo cuadrado vectorial pequeño