Jaime Compairé

¿Quién es Jaime Compairé?

No se conocen apenas datos de este autor de masas. Si acaso, que las que le suelen quedar más esponjosas son la de hojaldre y  la quebrada;  que su ingente obra no acaba nunca por problemas con  la recalificación del suelo; y que utiliza siempre para escribir cartuchos de tinta invisible, de la marca Staedtler, comprados en el chino de Colonia Jardín. 

Demasiado mediocre para ser genial, demasiado genial para ser mediocre, demasiado poco para ser nada, practica, como veis, una insolente modestia con tal de hacerse el importante. Pero no lo consigue. Se queda siempre a medio camino, entre la pintura y Valdemoro  (en sentido metafórico; porque donde verdaderamente reside es en Las Nubes, junto a su amado piano, sus amados animales, su amada jardilandia y su amada amada)

Euroescéptico por vocación, es también angloirónico por devoción, afroagónico  por exterminación y muy, muy fan del siguiente palíndromo: Odio la luz azul al oídO.

Como toda Miss Universo, sigue mucho a Chéspir (aunque no lo ha leído) y  está por ti, por un cambio climático agradable,  y por la paz en el mundo. 

Y respecto a sus influencias literarias, se haya poseído por el espíritu  de un poeta coreano,  educado en la Dongnae High School que ya en el siglo IV antes de  Trump, poco después de graduarse en la división de humanidades de la Universidad Yunhui,  escribió estos versos transidos de pathos existencial por la muerte inexorable de las personas buenas: 

“Atravieso paredes a la velocidad del Láser,

pero no soy capaz de besar tu estela”

Logo cuadrado vectorial pequeño